jueves, 15 de agosto de 2013

Hibernar

Me tumbo en el sofá.
Miro al techo, blanco.
Tengo frío y agosto siempre ha sido así,

denso, pesado
en sus tardes solitarias.

Y nocturno e iluminado
en compañía.


Los libros se apilan en el suelo,
a mi alrededor;
forman torres ignífugas
que me guardan de lo de fuera
y protegen el exterior

de mí.
Sé que podrían salvarme,
pero me da pánico tocarlos
por si la historia que me cuentan
se mete bajo mi piel

y me impide
esta inconsciencia
que tanto me ayuda
cuándo solo quiero que todo siga
andando,
hacia delante.

Entonces me tumbo en el sofá,

rojo.
Y miro al techo, blanco.
Me imagino el cielo.
Me hurgo la herida del pecho
Puedo tocarme por dentro,

el alma.

Si tuviese un espejo
vería que lo de dentro
tiene el mismo color que lo de fuera.

Me toco la llaga, solitaria,
y puedo llegar hasta el corazón, si quiero.
Lo tengo sitiado, bajo amenaza.

Igual que los libros me apresan a mí
yo lo cojo a él.
Pórtate bien,
déjame dormir.


Hace frío,
no voy a necesitar urna de cristal
para quedarme aquí esperando
a que pase un poco el tiempo
y el agosto frío deje paso
al otro agosto
que me presentaron hace poco
y me sedujo en un pestañeo.
Ahora soy suya,
y él lo sabe. El agosto ajeno.

Perdí el control de la herida
y la cuenta e historia de las cicatrices.
Perdí mi vida,
mi pasado
y ahora miro al techo,
imagino el cielo.
Tengo el aliento de un amor
recostado sobre el vientre,
¿y dónde están sus labios?
y yo lo acaricio,
para que siga taponando el agujero
que me parte en dos
y amortiguando las voces
que de la sangre manan.

Fue un harakiri,
un corte autoinflingido
un vientre abierto
para drenar
el pasado

para limpiar y perder
y vivir desangrada,
derrotada

Para recuperar el aliento
en la batalla
La razón de ser,
encontrarla.

Fue una estupidez,
y un gran acierto.
Porque maté a la que hicieron

y ahora soy la que soy,
la que quiero,
aunque no la quiera.

Y sin embargo,
me tumbo en el sofá,
miro al techo.
Blanco.
Espero, suspiro.
Esta ciudad,
y sus silencios,
recuerdos,
mis miedos.

Me consumen.
Soy un forajido
de mi existencia anterior.

Orgullosa de haber sido
una marcha sin frenos.
Orgullosa de haberme volado 
la mandíbula inferior.
Para ser un monstruo invisible
y, 
a partir de ahí,
construir la carne y huesos
que yo decida.



No hay comentarios:

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"