domingo, 8 de noviembre de 2009

Sunday morning lovers: Metafísica del cepillo de dientes.



Domingo por la mañana y la metafísica del cepillo de dientes.
El cielo blanco, como en invierno, bombardea nuestra retina publicitando el frío, las navidades.
En la televisión los anuncios de juguetes que hubiese querido con cinco años me hacen sonreír. Sonrío por ese letrero que sale en la pantalla, en la parte inferior, en el que pone: "Precio superior a 60 euros". Y aún no sé de ningún niño que sepa de la existencia del letrero.

Miro mis pies descalzos recogerse en sí mismos. Me encanta el frío del sofá: es un frío soportable, de los que se pasan con una manta.
No he mirado el móvil aún, porque es domingo, y los domingos no son para que uno se ponga triste, ni para que uno se ponga contento.

El cepillo de dientes hace un sonido peculiar esta mañana. Es porque todo lo demás está callado.
Y el sabor de menta (pero-de-la-que-no-pica) de la pasta me hace sonreír.

Debería quitarme las lentillas de la noche anterior, y debería limpiarme los ojos, que ahora se han convertido en una masa verde y negra, donde pequeñas piedras de carbón-rimel duermen abrazadas a mis pestañas. Estos son los amantes del domingo por la mañana.
Los llevo encima y los veo en el espejo, como casi toda yo.
Y no voy a separarlos, dejaré que se peguen y se amen hasta que, pasada la soledad del último día de la semana, decidan regresar a sus propias camas, azorados y avergonzados por todo lo que le han dicho a un extraño, pero sonriendo por habérselo dicho a alguien.

Me siento la reina de lo voyeur, observando con atención la orgía entre el cepillo, la lengua, la pasta, los dientes... y yo sonrío. Hasta las pestañas y el rimel han cesado sus carantoñas por el escándalo de aquí abajo, hasta las pestañas y el rimel observan, abrazados, el espectáculo que ofrecen aquellos que no necesitan amor para sentirse bien.
Nos conocemos, no finjamos pudor.

El cepillo se despide, besa a todos y todas. Alguien entre el público le lanza rosas.
No hay pesar: el show se repetirá, demasiadas veces a lo largo de nuestra vida.
No obstante, he de admitir que ningún otro día es tan magnífico este ritual como un domingo por la mañana...

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"