lunes, 7 de abril de 2008

I'm not your alice, but I'm in wonderland...

Paladeo el dulce de la inutilidad de mis actos... de escribirte una invitación al macabro lugar llamado "país de las maravillas", la inutilidad de susurrar bajito diálogos que jamás escucharás, en el que mi papel lo interpreta alguien con mi voz y, el tuyo, a falta de voluntarios que se parezcan a ti desde atrás, el silencio y el calor de mis mantas...

Seguí a la liebre porque su piel blanca me hizo creer en que aún era aquel invierno en el que tu y yo estábamos juntos; el invierno que nunca llegó... lo recuerdas? no, por supuesto que no, yo tampoco... pensé que la liebre que le robó el color a la nieve quizá supiera algo de nuestros recuerdos.
Quise seguir una vez más a la liebre que marcaba rápidamente el compás y caí en su madriguera... oscura, asfixiante, fría y húmeda... y el tiempo se detuvo o corrió (cuanto ha pasado, porque sigo mirando el minutero creyendo en la liebre que se manchó ya de tierra?) y poco a poco descubrí a mi alrededor una sala gigante que a pesar de su hermosa decoración, sin las respuestas de mi preciada liebre traidora, se me antojaban minúsculos y escasos... quien podía apreciar tanta ornamentación sin tener a quien contar sus hallazgos? ... Bajo ese minúsculo techo, sintiendo como me encerraba en una jaula privada, comencé a llorar; y aquel que mira tras la cerradura de la puerta me susurró que probara otro sabor, que degustara la belleza y magia de mis barrotes; y entonces el mundo se me antojó demasiado grande, demasiado escalofriante, demasiado vacío y oscuro... pero pude escapar de entre los barrotes...
Corrí y corrí hasta caer a los pies de un gran árbol.
Un gato, del color de esas noches en las que salía a cazar la luna, para encontrarte a ti en su lugar, me habló. No era quién yo quería que resolviera mis cuestiones, pero al menos hablaba... Y sus palabras eran tan duras, tan voraces, tan reales que arañaron mi rostro... o eran lágrimas? no lo recuerdo... Yo culpé al gato; era más fácil...
Y seguí y seguí... la oruga me habló de sueños y mentiras, me habló de cuanto sabía y nada más... quizá fue la más sabia de todas... Las eternas fiestas y banquetes me prometieron días mejores... y brindé con ellos, y canté y soñé olvidando que las palabras no quedan más que en silenciosas celebraciones que se beben a pequeños sorbos, con las lágrimas que en su juventud, seguras de que siempre las sostendrías, se tatuaron tu nombre.
Ahora... ahora juego al criquet con la reina de corazones, que quiere arrancarme el mío... y yo... yo no sé si quiero ganar y seguir arrastrándolo... ahora pienso en rendirme a su poder y entregarle cuanto anhela... ahora la reina de corazones, ahora y siempre me tuvo en su partida formando parte de su juego macabro...

Quiero despertar? tras caer en la trampa de una despiadada reina de corazones sigo creyendo o queriendo creer que la liebre sabe algo de nuestro invierno que no quiere confiarme... le dijiste tú que no lo dijera?

sabiendo la inutilidad de esto que escribo, pero yo me siento un poco mejor... espero que algún día puedas perdonarme, aunque ahora no haya nada por lo que pedir perdón.

____
- La de alicia en el país de las maravillas no era una historia de amor...
- No pudo serlo
- Tú no eres alicia, y él no tiene nombre...
- Creo... que hay cosas que no necesito saber.
- Si lo necesitas te diré que soy la liebre.

Ella dijo: "al final no tendré mi milagro..." tuvo más valor que yo...

No hay comentarios:

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"