lunes, 15 de febrero de 2010

Ser mujer.


Hoy todo el mundo vuelve a tener su vida.
Y las entrelazan haciéndolas coincidir.

A mí las hormonas me juegan malas pasadas.
Mando a la mierda al mundo de una patada.

Y poco a poco voy recostándome en la cama.
Mañana me lo tomaré con más humor, pero este pensamiento seguirá callado, palpitando.

Quizás sea esto lo que llamen "ser mujer".
Culparlos a ellos de todo, odiarlas a ellas por todo. Sentirse víctima-agresora.
La culpable que quiere el consuelo.


8 comentarios:

Sueño contigo dijo...

Definitivamente te pasa algo.

Sueño contigo dijo...

Por lo que dices en esta entrada, más bien opino que estás engañada.
No creo que ser mujer sea eso.
En un orden de preferencias es más importante ser algo, seguidamente conocerlo y después demostrarlo. Aunque expresarlo ayude a conocerlo.
Por si te sirve de algo (por si te interesa), no necesito que me lo cuentes.

El Drac dijo...

Las hormonas, tienen su disfunción de vez en cuando; hay que tener paciencia, el amor depende mucho de ellas, pero no hay que perder la calma y si el problema es irremediable, conseguir paliativos, conducirse de manera diferente para hacer la vida más llevadera. Un gran abrazo

Ove I. Moore dijo...

No tienen nada que ver con esta entrada, pero es que me acabo de dar cuenta! Acabo de SENTIR dentro aquello de "pues dile que a nadie le gustan las personas depresivas. Sí, esto diciendo que cambie para agradar a los demás!"

Eres odiosamente increible. Esta semana te llamaré al fijo (avisada quedas, pa' que te consuma el no saber!) que me ha dado por ahí :]]

Sueño contigo dijo...

A mí mis amigos no me rechazan cuando tengo algún problema (como puede ser una depresión) ni me piden que cambie para gustarles.
No pretendía que mi comentario fuera una lección pero veo que ha "creado escuela".
De todos modos insisto: que no te engañen, que lo que es una mujer deberías saberlo tú.

P.S.: Un sentimiento es algo que se conoce. Y un conocimiento es algo que se siente.

Joseba dijo...

Si te sirve de consuelo tampoco a mi me gusta el mundo tal y como está (refiriéndome a la sociedad humana), pero hay que aceptarlo porque es el que nos ha tocado, y solo nos queda ser como nos gusta ser, o intentar ser como nos gustaría ser (o como nos gustaría que fuesen los demás).
Un saludo.

Ove I. Moore dijo...

Para Sueño contigo y Joseba, no puedo sino ver en sus comentarios algún tipo de respuesta al mío.
Sepan que ni me estaba refiriendo al texto de Guri (porque no me he visto motivada para ello) ni a ningún pensamiento del que yo sea partícipe al cien por cien.

Solo surgió en una conversación entre ella yo que yo tenía una amiga muy inestable emocionalmente, joven y que rechazaba totalmente cualquier tipo de ayuda, si bien también tiene un carácter que a mi personalmente me sacaba de quicio.
En ese contexto, surgió esa idea de Guri que yo no sentí hasta ayer, cuando me di cuenta de que de alguna forma me lo impuse a mi misma en su momento.

Actualmente, ni se me pasaría por la cabeza cambiar para los demás. Sobretodo porque estoy sumamente contenta de ser como soy y de los que tengo a mi alrededor :]

Y Sueño contigo, el comentario no pretendía insinuar que nuestros amigos nos dejen de lado por un mal bache. Quería decir que a veces, esa actitud repetida en el tiempo una y otra vez puede llegar a echar mucha gente del lado de uno.

Un saludo señores :]

Joseba dijo...

Bueno querida Ove, no pretendía yo referirme a su comentario, siento el malentendido. Quería referirme a la entrada de "Ser mujer", concretamente a la frase "mando a la mierda al mundo de una patada" ya que también yo lo he pensado alguna vez, por lo que al no ser yo mujer, no creo que sea esa la razón de culpar a los demás u odiar a la gente.
Un saludo, Ove ;)

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"