martes, 19 de agosto de 2008

Destiny

Las mañanas guardaban silencio. Esa en concreto.
La luz dorada flotaba suspensa en el ambiente, sesgada por las polvorientas persianas que dejaban filtrar aquella densa masa de rayos de sol y corpúsculos de sudor, sólo a medias.
El frío despertar de los amaneceres invernales había quedado interrumpido por aquella pausa en la tormenta; como la tranquilidad del ojo del huracán. "El sueño del vendaval", así denominaban a esa sensación de tregua temporal en las tribus del oeste: las más antiguas de todas, aquéllas que guardan testimonio de todo cuanto ha sucedido y sucede en nuestro mundo.
- El sueño del vendaval -susurré, degustando cada palabra, mientras observaba su nívea piel, su nariz recta y perfecta coronada por unas largas pestañas oscuras, tan negras que absorben toda la luz dorada que inunda la sala.
El sueño del vendaval.
Me levanté con el más ruidoso crujir de sábanas, tratando de no emitir sonido alguno que pudiera despertarle. Enfundándome en el mismo vestido oliva, cortesía del mismísimo diablo, le dije adiós, estudiando su figura serena, descansando, mecido por la leve brisa del vendaval, en la que él mismo, en su inconsciencia, dormía. Pronto levantaría el viento y despertaría la tormenta, por segunda vez, arrastrándome con ella.
Deseé despedirme de aquellos labios tibios con un beso. Y sentir algo de su calor en mi aliento muerto, devolviéndome esa vida que jamás había poseído.
Él, su dolor, su victoria, su alegría. Todo él, el único capaz de liberarme de mi maldición, capaz de arrebatarme la libertad.
Una última noche en la que no permití despedida alguna, en la que no permití que Solommon leyera en mí. Pues el destino estaba escrito desde antes de poder comprenderlo siquiera. Y así lo aceptaba yo.
Muerte.



***

- Esta noche toca algo bonito.
- ¿Como qué?
- No lo sé, como... música de piano, y un beso.

2 comentarios:

Yuki dijo...

te juro que como este texto tenga por finalidad lo que yo he entendido iré a tus sueños noche tras noche para asesinarte de mil maneras diferentes.

Yuki dijo...

te juro que como este texto tenga por finalidad lo que yo he entendido iré a tus sueños noche tras noche para asesinarte de mil maneras diferentes.

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"