sábado, 25 de mayo de 2013

A war in my mind






Cuando la guerra está en tu mente y el enemigo eres tú no hay escapatoria. Puedes correr, todo lo rápido que puedas. Llegar lo más lejos posible. Dejar atrás el campo de batalla y olvidar que estás en guerra entre jadeos y sudor, entre noches cortas y otras pieles. Puedes huir del infierno que es el otro y quedarte sola al final del camino. Pero llegará un momento en que cierres los ojos, pares de caer. Y solo estarás tú, derrotada.
Hay que ser valiente. Hay que tener coraje y poner el corazón por delante. Y vencerse, y alzarse. Solo entonces podremos conquistar las cimas más altas, podremos curar desde abajo. Coger una mano y tirar de ella hacia nosotros, hacia nuestro pecho. Ganarnos a nosotros mismos hará que ganemos el mundo y consigamos curar incluso a los victoriosos.
Sienta bien ser fuerte dentro de la vorágine de pánico. Saber que los pies están anclados a este río que nos arrastra. Aceptar el destino y, desde la situación de vulnerabilidad, saber que puedes hacerlo todo. Que puedes más, que puedes lo que desees. Eres. Ves. Tienes el don y la maldición de los ojos. Qué hacer con ello y no permitir que las certezas te venzan es lo que te debes a ti misma.
Hay que avanzar, sin huir, avanzar tomando las riendas para desbocar al caballo por voluntad. Controlar el mundo, controlar que lo incontrolable siga siendo así.

En una declaración oficial de intenciones dictamino que soy capaz. Que soy. Que puedo ganar, y lo haré.
Que ningún protocolo puede contra la fuerza de mis manos. Que hay que ganarle el pulso a la realidad que nos quiere imponer la vida, para ganarnos. Hacer tu propio mundo, no creerlo, hacerlo.

No hay comentarios:

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"