sábado, 18 de mayo de 2013

La vida es una puta carcajada. Un orgasmo. Robar y correr.

Hay momentos en la vida en los que tienes que decidir si vivir a salvo y tranquilo o romperlo todo y tener siempre sobre los hombros el peso de querer morirte y el de querer vivirlo todo.
Si decides romperlo todo, estarás donde estoy ahora: perdido y sin nada real, porque nada es tuyo salvo tu vida y las personas a las que tú te entregues (que te pertenecen en la medida en la que tú formes parte de ellos).

Un día de pronto te levantas y las horas de los días carecen completamente de sentido. 
La primera vez que eres libre después de mucho tiempo te sientes solo, lo estás; nadie estará ahí un viernes doloroso a las cuatro de la madrugada. Nadie hace su vida cogiéndote de la mano, nadie tira de ti. 
Cuando rompes tu vida, y te quedas mirando las cenizas, esperando ver al fénix renacer, puedes morir congelado. De las cenizas sólo sale nieve ficticia. De esas cenizas solo saldrá el frío que hay cuando el viento te penetra. No quedan muros, no quedan muebles, solo estás tú, más real que nunca. 
Ni siquiera hacen falta espejos para ser consciente de uno; hay que vivir tirando de uno mismo, endureciéndose, perdiendo la magia, perdiendo la luz que quería cegar a todos cuantos te mirasen. Hay que correr, cuesta abajo, cuesta arriba. Correr. Hay que dejar de echar de menos los besos, dejar de añorar ser especial; dejar de echar de menos que te vean, que te miren, que sepan quién eres. 
Hay que hacerse de uno mismo, ser tu propia armadura. Para no romperse de tristeza un viernes por la noche, un sábado a la tarde, un domingo a la mañana.

No soy imprescindible, no soy más que lo que queda cuando cierro los ojos y no puedo dormir; y muere de remordimientos y de ganas, de vivir, de ser avasallada. 

Y aún así siento que no puedo dejar de creer antes que de crecer. Que no quiero volverme dura, no quiero llevar armadura. Quiero ir desnuda, con el vientre abierto, para ser tragada y apaleada, para sentir. ¿Se puede sobrevivir a la caída? ¿Querré seguir viva cuando pase? Sólo sé que no queda más que correr y correr; que por mucho que otros corran también llegarán noches en las que esté solo yo, y tenga la certeza de que no saldré de esta, de que este corazón, este pecho desgarrado tiene los días contados. Es el precio a pagar, por correr, sin muros, sin alas, gritando, cantando, llorando. Por correr así, abierta. Cógeme, cómeme, déjame, no me veas, no me quieras. No lo necesito. Sé que acabaré rota y quizás después dura. Da igual. Así es la vida, así soy yo, prefiero morir a perder esta luz que fue un regalo. 
Aprovechemos ahora que sé cual es el fin.
Corre, cae, tropieza, ríe, roba.

2 comentarios:

Daviblio dijo...

Mucha suerte en ese intento de vida libre. Muchos lo deseamos, pocos tenéis el valor de vivir fuera de lo establecido.

Saludos.

Hec dijo...

Libre o esclavo. Tú decides.

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"