viernes, 17 de mayo de 2013

Alquimia

La casa está preciosa con su luz de primavera húmeda. El pasillo está dorado. Huele a gente que duerme tranquila. Es triste, duele. Si lo miro demasiado, si lo respiro durante mucho tiempo, me romperé en pedazos, sin movimientos, sin sonidos, sin explosión. La carne seguirá unida a los huesos, pero las heridas no se curan nunca, no se olvidan. Seremos cadáveres rotos, rasguñados, apuñalados, desgarrados... Simplemente un día nos deja de importar.

A veces lo único que queremos en la vida es alguien que nos coja de la mano. Que no nos suelte. Ya nos curaremos nosotros, pero que no nos suelten, por favor, que no nos suelten. Prometemos mejorar, prometemos dejar de hacernos daño, avanzar, vivir, reír. Solo queremos una mano, que nos toque, que nos haga reales, que nos crea, que nos cree. Alguien que nos vea mejor de lo que nos sabemos, que nos quiera en las partes que nosotros no somos capaces de querer.

Y sin embargo estamos solos; hay una pequeña parte de nosotros que siempre se siente sola. Y de pronto alguien nos ve, nos mira. Quizás no haya manos, quizás no haya palabras. Pero se enciende una vela, en la ventana contigua, en otra casa, en otra vida. Alguien que también está solo enciende una luz, y esa soledad se desvanece, se vuelve volátil, se vuelve clara, y sentimos esa mano, esos ojos, esa otra persona que puede llenar nuestros huecos. Y sin embargo estamos solos.
Cuando cerramos los ojos, cuando dormimos, vivimos, solos. Porque hay que estar solo para conocerse, para curarse. Porque de todas maneras la luz al otro lado de la ventana llega fría a través del cristal. De nuestro cristal. Que las barreras, la ventana, es nuestra, y al otro lado está la vida, sin barreras, sin fronteras, sin nada gélido, nada que se interponga entre nosotros y los otros. 

Yo golpeo, golpeo, sé que hay una salida, siempre la hay. Y mientras golpeo el cristal, este me devuelve mi reflejo sufriendo.
Ya me curaré yo, pero que no me suelten.





Nunca solos del todo,
y nunca completamente acompañados.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si hace buen tiempo siempre habrá alguien que se acueste con la ventana abierta

Mikel Tickle dijo...

Qué bonito escribes

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"