domingo, 23 de junio de 2013

No es opcional

Sin prisa por vivir, por morir. Empujando las horas de un domingo, que hasta con sonrisas tienen garras. Con ganas de un abrazo, otro, otro. Magia, el mago.
Con todos los puentes ardiendo y todas las cuerdas cortadas.
Sí es verdad que querías ser la princesa que quería ser rescatada. Por eso quemaste los cimientos, derruiste la torre, heriste tu carne; para que tu deseo muriese asfixiado por el humo y la sangre. Quizás no puedas evitar soñar y creer mejor, pero puedes arrasar todos los campos y cielos que te den esa esperanza, para quedarte sola contigo misma, y conocer ese lado gris, ni negro ni blanco, que tantísimo te duele. Ni buenos ni malos. Obligarse a estar, enterrar los pies en la arena, no tener a qué agarrarse.
Así se aprende a andar.
Duermes para no tener que vivir, es el único lazo que te queda, la puerta de salida. Da igual, cuando estés despierta la realidad valdrá el doble. Así funciona. No se puede dormir para siempre. Te estamos esperando cuando despiertes. Tu trabajo es buscar el interruptor a tientas, encontrar esa chispa que cambie las cosas de color, que abra los ojos, los nuevos, y devuelva el ritmo al corazón. El ritmo propio, no el de otros; latir uno mismo. Dejar de coordinar la vida, la voz, las sonrisas... somos nuestros. Es la gran tragedia.
Cortadas las cuerdas corremos, fingiendo que sabemos qué es lo que estamos haciendo, fingiendo que no tenemos miedo al golpe, diciendo que podremos con ello, cuando ni siquiera imaginamos hacia dónde vamos. Perdemos el control y las riendas, la muerte no es opcional. Sin cuerdas, el golpe tampoco. Tu trabajo es buscar ese interruptor dentro de la cabeza que calme tu mente, que no se repugne de tu propio contacto y voz, y aceptarse, aceptar que no vamos a morir solos, que nosotros estamos ahí, detrás de nuestro ojos que solo quieren ver a otros; detrás de nuestros labios que solo quieren tocar a otros. Detrás del piloto automático de nuestro cuerpo estamos nosotros, aullando de dolor, arañando los blandos barrotes de nuestro cuerpo autómata, queriendo gritar, queriendo tomar el control de nuevo, para que cuerpo y mente sean uno: sentir de verdad, vivir de verdad. Uno mismo, en su vida... sin tener que sujetarse en nadie para levantarse, porque nuestras piernas tienen fuerza suficiente. Tomar el control. El golpe no es opcional, pero podemos aceptarlo con valor y sin tratar de aferrarnos y arrastrar a todo aquel que se nos acerque lo suficiente.
No tengo prisa por nada más que por todo aquello que me aleje de mí misma. Pero busco a tientas, desesperadamente, el puto interruptor. Quizás, con suerte, cuando se de la luz, vea que no soy tan horrible como recordaba. O que he crecido y ahora la sombra no es tan grande como para ser engullida por ella.

El valle de los avasallados somos nosotros mismos. Propios vasallos de nuestras mentiras, para que no nos duela ser monstruos.




No hay comentarios:

.~.Porque sueño no lo estoy. Por que sueño yo no estoy loco.~.

Reglamento de vuelo

Regla número I
"Queda prohibido tropezar más de tres veces con la misma piedra"

Regla número II
"No vale contener la respiración más de treinta segundos mientras se piensa en la misma persona"

Regla número III
"Prohibido leer los posos del café antes de las 18:00"

Regla número IV

"Todos los centímetros de tu piel son trampa"

Regla número V
"Todos los meses son buenos si estamos juntos
... incluído Octubre"


Regla número VI
"Sólo está permitido echar de menos una vez por canción"


Norma número VII
"Debes y puedes hacer todo lo que quieras, y cumplir sólo las normas que quieras"


Regla número VIII
"Cuando una chica dice "me da igual", significa que le importa... y mucho"

Regla número IX

"El orden de las reglas no altera el resultado"


Regla número X
"Hacer justicia significa pasarse al lado del mal, ése que siempre sabe a gominola"


Regla número XI
"Puedes saber cómo es una persona dependiendo del sabor de radical que beba"

Regla número XII
"Si una tostada te dice que sonrías, sonríe"


Regla número XIII
"Las tardes de café con baileys deben celebrarse únicamente cuando aún es de día"

Regla número XIV
"Una chica, a menudo se enfadará por lo que no hiciste o dijiste, no por algo que hayas hecho"

Regla número XV
"Los sueños, sueños son"

Regla número XVI

"Si quieres ganarte a un chico, gánate primero a todas las amigas de su novia [y a su novia después]"

Regla número XVII
"La pulpa del zumo de naranja, limón o pomelo ha de ser tratada como un igual, y respetada a pesar de su textura"

Regla número XVIII
"En cuanto dejas de contar salen los cálculos"

Regla número XIX
"Lo que en Octubre empieza, en Octubre debe terminar"

Regla número XX
"Dame un nombre, dame una sonrisa perenne.
Pero que te salga del pecho, de donde nacen los deseos."

Regla XXI
"Cumple todas tus promesas"

Regla XXII
"Siempre que nos separemos, será para reencontrarnos después"


Regla número XXIII

"Por que no (te diré que) amo, porque me asusta amar(te)"

Regla número XXIV
"Que veas a alguien sonreír no quiere decir, ni de
lejos, que realmente lo esté haciendo"

Regla número XXV
"La vida la conforman las pequeñas decisiones,no pienses a lo grande"

Regla número XXVI
"Cuanto más duro es el esfuerzo mayor es la gloria"

Regla número XXVII
"Nunca des una opinión negativa a una mujer sobre algo sobre lo que no te ha consultado. Y, aunque lo haya hecho, probablemente no quiera escuchar esa opinión; lo más seguro es que solo quiera algo bonito"

Regla número LVIII
"Nunca le demuestres a esa persona lo realmente importante que es para ti, no vaya a ser que se asuste"